El juzgado maneja más de 220 multas retiradas por la Policía Local de Lugo

Fuente: elprogreso.galicae.com
Fecha: 20/01/10

[print_link]

Xosé Andrade.-  El expediente judicial del caso de las multas de la Policía Local de Lugo, cuyo secreto se levantó a finales de la semana pasada, incluye unos 220 boletines de denuncias que fueron retiradas sin motivo por supuesta indicación de los agentes que ahora serán citados como imputados.

El juzgado dividió en varios bloques estas sanciones, obtenidas tras el registro realizado en las dependencias de la Policía Local en junio pasado y por aportaciones de los actuales responsables del cuerpo. Las diligencias se iniciaron hace año y medio, y suman más de 1.000 folios.

Como se trata de sanciones que no incluyen el nombre del infractor, sólo la matrícula, unos 60 fueron identificados gracias a la información facilitada por la Dirección General de Tráfico. Estos son los que conforman el primer apartado. Hay multas de todo tipo: por aparcar en carga y descarga, sobre la acera, en zona peatonal, en el carril bus; y también alguna de alcoholemia, de saltarse semáforos en rojo o de exceso de velocidad.

El segundo bloque, que incluye unas 50, parte de las identificaciones de los propios archivos de la Policía Local e igualmente reflejan infracciones de tráfico comunes que se saldan con entre 60 y 150 euros de importe.

Una tercera separata proviene de los expedientes aportados por los actuales responsables de la policía municipal. Según el expediente judicial, estos boletines estaban dentro de un caja con el epígrafe «denuncias con errores (sin expedientar)». Si bien las de los dos bloques anteriores correspondían casi todas a cuatro meses, entre noviembre de 2008 y febrero de 2009, éstas son muchas del 2007 y lleva aparejado un curioso boleto de uso interno. Cada una de las denuncias anuladas tiene grapado este papel, con el sello del Ayuntamiento y la referencia a la Unidad de Sanciones. Cada agente reconoce aquí explícitamente un error en la confección del boletín y firma la anulación con su número de tarjeta profesional. Una de estas multas fue impuesta en la Ronda de la Muralla al alcalde de Muras, del PP, por hablar por el móvil al volante, con una sanción de 150 euros.

Rastro documental
En buena parte de los boletines de denuncia anulados curiosamente figura la misma frase, e incluso escrita con letra similar: «No hay inconveniente». A veces se le suma la coletilla «para retirar la denuncia» y otras se refiere que se le «dejó una copia en el parabrisas».

Una prueba de la supuesta impunidad con la que actuaban algunos de los policías es que sus nombres quedaron reflejados en la denuncia. Así, los investigadores creen que la persona que gestionaba la sanción en las dependencias de la Policía Local prefirió dejar constancia del nombre del agente que lo pidió, o bien de su número de tarjeta profesional.

El modo de operar se ve descrito perfectamente en las conversaciones telefónicas pinchadas. El juzgado ordenó la intervención de tres números, correspondientes al agente R.V.R., actualmente en prisión por la operación Carioca contra clubes de alterne, al anterior encargado de la Unidad de Sanciones y a una funcionaria. El policía explica en diversas ocasiones a sus interlocutores, es decir, personas que le piden la retirada de sanciones, cómo hay que hacer y cuáles son los pasos. Este agente, que también es titular al 50% de una correduría de seguros, explica que la mejor manera es avisar antes de que acabe el turno, para así anular el boletín antes de que tenga inscripción dentro de las oficinas.

Estas conversaciones son inequívocas. En ellas se revelan conversaciones donde R.V.R. confirma que va a quitar multas por petición de sus comunicantes, algunos de ellos identificados como «anónimos» y otros con nombres porque así lo dicen al identificarse cuando descuelgan el teléfono. Se investiga si varios eran clientes suyos de seguros, a los que podría incluso ofrecer este servicio de quitamultas, aunque estos extremos aún están por constatar una vez se realicen las declaraciones de los más de 150 imputados en el juzgado instructor.

Otros listados
Llama también la atención que el expediente incluya listados con todos los atestados en los que intervino la Policía Local en los años 2008 y 2009. En estos informes figura el agente actuante, la calle y el motivo de los accidentes con las matrículas de los coches, aunque por el momento no se extrae conclusión alguna al respecto. En el caso de haber dado positivo por alcoholemia los implicados, también se hace referencia y la tasa correspondiente.

Igualmente aparecen referenciadas casi una veintena de empresas, propietarias de coches o arrendatarias de vehículos de alquiler a los que se les retiraron sanciones. Todas ellas —menos una, que no pudo localizar al conductor— dieron cuenta al juzgado de quién era la persona que iba al volante cuando se produjo la infracción punible.

Confianza
El alcalde de Lugo, el socialista José López Orozco, volvió a expresar este martes su «confianza» en la Justicia, ante la investigación que mantiene abierta el juzgado de instrucción número 3 de Lugo. Orozco reconoció, en una conferencia de prensa, que había leído el «amplio» sumario que se facilitó a las partes implicadas y que hará que por las dependencias del juzgado instructor pasen unos 80 agentes de la Policía Local.

Sobre la posibilidad de suspender de funciones a los agentes que puedan resultar implicados, el alcalde dijo que serán los servicios jurídicos del Ayuntamiento «los que en su momento nos señalen el camino a seguir», aunque advirtió de la necesidad de mantener «la presunción de inocencia mientras no se demuestre alguna culpabilidad».

La investigación es aún incipiente y después de que declaren los primeros imputados posiblemente surgirán otras personas, que por el momento no aparecen en la causa pero sí estarán también encausadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.