Pilar

En los últimos meses, en su casa,
nuestras cortas conversaciones
no podían versar sobre algo situado en el espacio o el tiempo,
porque eran zonas que no controlaba ya.
Se centraban en emociones de una vida,
no siempre fácil y placentera,
pero que había transitado feliz, en su mayor parte.
Buscábamos los dos, no sin cierta dificultad, esos recuerdos y momentos dichosos.

Me gustaba decirle, de forma insistente, que su principal empresa en esta vida
la había culminado, con mi padre, de forma sobresaliente.
No dejaba de recordarle que su legado no se queda ahí, con nosotros dos,
que continuaba con los otros cinco jóvenes que se encargarán asimismo de proyectarlo.
Yo notaba que eso lo entendía,
que agradecía mis palabras de una forma tan sincera que me hacía estremecer.
Pero pronto, cerrando los ojos, cansada, dejaba caer su cabeza sobre la almohada
y volvía a esa dura oscuridad o confusión que la tenía atrapada irremediablemente

Sigue leyendo

Ha tenido que venir él …

Corren unos tiempos
en los que las personas se buscan desesperadamente
justo ahora que no pueden encontrarse,
aunque de todos es sabido
que primero tienes que encontrarte a tí mismo
para poder encontrar a los demás.
O… era al revés?

Corren unos tiempos
de extrañas emergencias de creatividad
que estaban confinadas en tiempos de libertad?,
donde algunos desenpolvan instrumentos desafinados,
otros recuperan pinceles o arcillas endurecidas
y algunos garabatean folios en blanco, como es este caso.

Corren unos tiempos
de listas de deseos y tareas por hacer,
que no serán satisfechas
ni aún con todo el tiempo del mundo,
porque el problema quizá sea
la falta de coraje y determinación.

Corren unos tiempos
de solidaridades y egoísmos extremos
que retwitteamos y compartimos
sin ni siquiera saber de verdad
si alguien alguna vez las practicó.
Pero tranquilos, me temo que bien pronto
volveremos, como si tal cosa,
a ese refrito en el que estábamos instalados
que confunde lo esencial y lo superfluo.

Corren unos tiempos
en los que ponemos el acento en curvas que no se vencen,
representadas en gráficos coloridos y fríos,
con muertos que reciben como único homenaje
ser trazados con una línea negra, y a veces ni eso.
Son tiempos también de búsqueda cainita de culpables
que unos y otros saben aprovechar perfectamente,
para urdir sus macabros planes,
más aún cuando el miedo nos acecha.

Corren unos tiempos
en que la globalización ha tomado cuerpo al fin,
traspasando el mundo de las ideas
para adentrarse en todos y cada uno de nosotros,
inoculándose en forma de amenaza
que se experimenta y padece simultáneamente
-por primera vez- en toda la humanidad.

Corren unos tiempos
en que se ha puesto en evidencia
que nuestro mundo es ya una habitación,
en la que estamos todos, muy juntos.
Ya no valen ni puertas ni fronteras,
aunque algunos se empeñen en mantenerlas.
No tenemos que protegernos de nadie
más que de nosotros mismos.
Cuanto antes comprendamos esto,
antes explotaremos las magníficas oportunidades
de este nuevo tiempo.

Ha tenido que venir un virus impertinente y tozudo
para colocarnos a todos en nuestro lugar,
para recordarnos nuestra única condición humana,
ajena a fronteras, etnias y credos,
entelequias que inventamos para separarnos.

Estamos en la búsqueda desesperada de una vacuna
para una enfermedad dura pero coyuntural, que pasará.
Ni siquiera hemos reparado en buscar la definitiva,
la que inmunice nuestra humanidad de verdad,
de los principales males que nos amenazan
que no están en murciélagos o pangolines,
sino bien dentro de nosotros mismos.

Imagen de Pixabay de harutmovsisyan

Terminé la escuela: tiempos de cambios sugerentes

Estos días me reincorporo como funcionario a l’Ajuntament de Calvià. Mi casa, mi administración «base».

He de reconocer que me gusta realizar estas temporales excursiones o aventuras laborales que tanto enriquecen (aconsejo hacerlo a quien pueda; es más, creo que deberían ser obligatorio practicarlas en las administraciones públicas). Una vez más tengo que agradecer a los responsables municipales actuales la comprensión y acogida que me dispensan. Ahora me queda devolver, otra vez, a Calviá, a su Ajuntament y también a la ciudadanía (que es la que finalmente me paga) lo que he aprendido, como profesional y como persona. Voy a tratar de seguir aportando (igual que las tres veces que he regresado) lo mejor que tengo, trayéndome y proyectando lo experimentado. Curiosamente me siento ahora más «hecho», más competente y capaz de generar más valor (supongo que son cosas de la edad 😉).

He estado dos años y medio ocupándome de la dirección de la Escuela Balear de Administración Pública EBAP, para mí ha sido un auténtico placer trabajar con el excelente equipo de responsables y funcionarios de esa casa. He tenido la oportunidad de conocer gente muy interesante (profesores, colaboradores, consultores, otros responsables de escuelas, funcionari@s en tribunales, etc.). Quiero agradecer a las conselleras (Catalina Cladera e Isabel Castro) que me otorgaron la confianza para estar ahí. Y a Fernando Monar, mi antecesor, que fue mi referencia y guía. No tuve nada más que seguir el camino que él había marcado y tratar de no estropearlo demasiado.

Sigue leyendo

Feliz 2020: ¿Te preocupa dónde vas o disfrutas del camino?

 

Reflexionaba en estos días sobre el choque entre dos máximas o mantras que todos hemos leído u oído en algún momento.

Una proviene del mundo del management y ha sido utilizada (yo también, lo reconozco) en miles de cursos y charlas en organizaciones para poner el foco en los objetivos, la visión y fijar los destinos. Es la conversación de Alicia (en el País de las Maravillas) con el gato, cuando se encontraba perdida:

“[…]¿Podrías decirme, por favor, qué camino he de tomar para salir de aquí?
—Depende mucho del punto adonde quieras ir -contestó el Gato.
—Me da casi igual adónde – dijo Alicia.
—Entonces no importa qué camino sigas – dijo el Gato.

La otra máxima está más en la línea de libros o citas de autoayuda:

bty

Happiness is not a destination. It is a way of live.

Nos aconseja ésta que no veamos la felicidad como un objetivo, como un destino, como una obsesión; que la cosa de estar bien y disfrutar va más de cómo afrontamos la forma de vivir. Del día a día, vamos.

Ya tenemos el lío planteado, pues.

Sigue leyendo

Las otras listas de tareas

Llevo algo más de 20 años predicando en las aulas y las organizaciones que se deben gestionar bien las agendas, escribir lista de tareas del día, lista de proyectos… y esas cosas que todos sabemos y que nos cuesta tanto hacer y aún más mantener. Pero me doy cuenta ahora que nunca les he insistido a mi alumnado, clientes, colaboradores o similares que se afanen en hacer también listas de:

  • actividades fuera del trabajo que les gustaría/les ilusionaría hacer,
  • personas que les impactaron en su vida,
  • otra de las que les gustaron o a las que quisieron,
  • lugares que añoran de tu infancia o juventud,
  • olores o sabores que tienen almacenados en la memoria y hace tiempo que no aprecian,
  • incluso personas a las que hicieron daño o creen que se lo hicieron («Me llamo Earl»)
Imagen: pxhere

Ahora sería más vehemente en aconsejarles que hicieran esas nuevas listas y que no dejaran de ir a reencontrarse con esas personas anotadas en las mismas (no importa cómo o dónde estén ahora), que volvieran a visitar esos lugares, que buscaran los olores y sabores perdidos…

Ya se sabe… la historia esa de que una persona o directivo feliz y motivado es mucho mejor para la organización, para su equipo, para el cumplimiento de los objetivos…

Y para eso, siendo coherente con mi magisterio y la ortodoxia del manual al uso, tendría que aconsejarles que revisen sus agendas diarias y que se aseguren de reservar tiempo específico para las actividades que emanan de estas listas «alternativas» que he mencionado.

Pero no sé, me da a mí que entonces se empezará a perder el encanto de esas nuevas listas, cuando sus interesantes y líricas actividades se entremezclen en las agendas con las otras más prosaicas y sesudas de los quehaceres cotidianos. Le tendré que dar una vuelta, a ver…

El sueño: buscando nuevos caminos

El sueño consistía en que me encontraba en una especie de selva o bosque,
donde tenía que abrirme paso con un machete o algo parecido para avanzar.
Era muy dificultoso, incómodo y agotador. Sudaba.
De vez en cuando llegaba a algún espacio libre y descansaba un poco.

También de vez en cuando, mientras avanzaba, buscando no sé qué,
podía distinguir un camino ancho que ya conocía.
Sabía por donde transcurría y a donde llegaba.
Esos caminos familiares se me ofrecían tentadores.
Y eran también carreteras, autopistas y hasta elegantes calles urbanas,
llenas de ofertas interesantes: bares, servicios y tiendas exquisitas.
Pero eran eso: seguros, conocidos, monótonos… previsibles.
Como los conocía, los dejaba, me daba la vuelta y seguía.
Y me volvía a adentrar en la selva.

Cada vez era más complicado avanzar.
Pero mi convicción de encontrar lo que buscaba (?) me animaba a seguir.
El tiempo pasaba y me hacía mayor.

De pronto observé un sendero que, nítido,
se me ofrecía seductor, verde, pleno de sombras refrescantes.
No parecía que nadie transitara por él.
No tenía tiendas, ni gasolineras, ni máquinas de vending.
Parecía arriesgado y algo temerario adentrarse en él.
Pero me armé de valor y lo empecé a recorrer.
Tenía que utilizar el machete con alguna rama esporádica que se cruzaba.
Era sinuoso e impredecible. Interesante.
Cada rincón era desconocido. Sugerente.

Imagen: pxhere

Cuando llevaba ya un rato caminando me paré un momento.
Me estaba alejando de todo lo que conocía.
No sabía si sabría volver a esas zonas de confort que he mencionado.
Se apoderó de mí una sensación de miedo, de inseguridad.
Y pensé: ¿cuán largo será este camino? ¿Adónde me llevará?
¿Terminará de forma abrupta o en un precipicio?
Podría ocurrir eso justo detrás de la curva que diviso al fondo.
¿Cuántas repechos y cuestas vendrán? ¿Podré con todos ellos?
Y esa sensación de temor e incertidumbre se hizo aún más fuerte.

Mientras estoy parado y en estas reflexiones,
ahora por fin, tomo conciencia que el sueño no era tal,
que estaba… que estoy despierto!

Y entonces esa sensación de vértigo aún se agrava más,
pero compite, ahora sí abiertamente
con otra extraña e inquietante,
como de un cosquilleo en el alma, esperanzador,
que me invita a seguir adelante.

Veremos a ver…

Disfruta de un 2019 con conversaciones serenas y + sonrisas

Transcurren tiempos de discusiones crispadas, de desencuentros, de conflictos. Son tiempos en los que nos cuesta mucho renunciar a la pretensión de tener razón, origen de tantas tensiones. Habitualmente no somos capaces de tomar una decisión fundamental en nuestra existencia: ser felices o tener razón.

Estas ideas no son mías, provienen de libro «La paz se aprende», de Thomas d’Ansembourg y David Van Rebrouck. Estos autores proponen orientar nuestras acciones hacia la comunicación no violenta, la plena conciencia y el cultivo de la compasión o benevolencia, como formas para desarrollar una cultura de la paz. Su idea fuerza es que eso se aprende, no es algo que venga dado, y no estamos haciendo nada en esa línea. Uf! Sí, ya sé, que son palabras y conceptos que parecen cursis, soft, light, poco sólidos o contundentes para estos tiempos que requieren de dureza, certezas y seguridades, aunque… así nos va con ellos. Ya sabemos orientarnos y educar en la guerra (tenemos hasta Ministerios para ello), estos autores proponen educar ahora en la paz.

Pero, esto no va sólo de países o sociedades globales, pensemos también en nuestras familias o entornos próximos y en nuestras organizaciones laborales, modeladas básicamente por los conflictos y las discrepancias, cuando podrían estarlo por la escucha, la comunicación, la franqueza, los afectos y hasta las sonrisas. De hecho cuando eso ocurre, mejor nos va.

Seguro que entendendéis que no estoy hablando de «peace and love» para todos o de un «buenismo» ingenuo, no. Lo constataréis si os dáis una vuelta por el libro mencionado y la amplia literatura que se menciona.

El cambio sabemos que es difícil, porque ¿cómo se puede actuar de forma distinta sin aprender a pensar de forma distinta?.

Y ya no me queda más que desearos un año 2019 que os llegue con más tiempo para escuchar, para tomar conciencia de lo que decimos y cómo lo decimos, pleno de conversaciones serenas y también de benevolencia y comprensión (especialmente hacia los que no piensan como nosotros).

Imagen: Conferencia de Somerset House, 1604 (autor desconocido). Final de la Guerra anglo-española de 1585-1604.


Felicitaciones de otros años:

Año 2017: Disfruta del camino, en el 2018

Año 2016: Mis mejores deseos lulianos para el 2017

Año 2015: Sencilla, como la vida… y no te quejes del mal tiempo.

Año 2014: ¿Cuál es el “mcu”que nos une?

Año 2013: Otra mirada para el 2014.

Año 2012: No sé que pedir en estas fiestas.

Año 2010: Es hora de felicitar y….

Año 2009 (junto con Marga Gálvez): Un nuevo año…

Disfruta del camino, en el 2018

Estamos en esos días que son buenos para pensar y para cuidar el jardín. Y ambas cosas se pueden hacer simultáneamente.

Arreglando el olivo que estoy modelando desde hace años en casa, pensaba en porqué me gustaba tanto y estaba tan orgulloso y satisfecho de ese trabajo. Y ya véis que no es porque sea especialmente bonito. No tiene nada muy especial. Es cierto que el acaudalado vecino extranjero que tenemos contrata unos magníficos equipos de jardineria de vanguardia que deja unos árboles y setos espectaculares.

Pero creo que nos gustan más las cosas nuestras, las que sentimos como nuestras, las que hacemos, las que «cocinamos a fuego lento», las que tienen una historia detrás. Por cierto, el vecino cada vez viene menos y se rumorea que ha puesto la casa en venta. Sigue leyendo

Mis mejores deseos lulianos para el 2017

Termina el año. Aunque algo tarde, llego a tiempo para incorporarme al Any Llull 2015-2016. Estos días, leyendo sobre Ramón Llull, su biografía y su obra, descubro el interesante momento histórico que le tocó vivir, e intuyo lo que pudo suponer para él salir de la confortable corte de Mallorca en la que se encontraba, a mediados del siglo XIV, ya con 30 años, y cambiar su vida de forma radical, para hacer lo que quería. No le intimidó la magnitud de los objetivos que se planteaba («reordenar el cristianismo y convertir a los infieles», ni más ni menos). Tras esa idea construyó toda una teoría filosófica, teológica y científica (Arts) que ha influido de forma determinante en el conocimiento occidental contemporáneo.

houghton_sc-l9695-482ab_-_ramon_llull_1505

El árbol de la ciencia, 1505

Tengo la sensación de que nosotros, de otra manera, pero como Llull, tenemos la suerte de vivir un momento clave para la humanidad. Están ocurriendo cosas que van a cambiarnos y mucho, como sociedad y como individuos. Sigue leyendo

¿Hacia dónde va el mundo?, según Morin

¿Hacia dónde va el mundo? es el título del libro de Edgar Morin (filósofo y sociólogo francés) publicado en el 2007, que mi hija de 21 años insistió que leyera. Morin es conocido como el inventor el «pensamiento complejo«. Si alguien está pensando qué leer próximamente, se lo recomiendo.DSC_0241-1

Por cierto, a partir de ahora estaré más atento a lo que leen y preocupa a esos jóvenes que tenemos tan estigmatizados.

Tras leerlo casi de un tirón, ha conseguido elevarme y abstraerme de los aspectos «coyunturales» (en estos momentos) como la dificultad de formar gobierno en España,  la tensión territorial en el Estado, la bajada de la bolsa o incluso la crisis de la inmigración en Europa. Me ha hecho pensar que «nos la estamos jugando» como humanidad y no somos conscientes de ello. Sigue leyendo